ODONTOLOGÍA CONSERVADORA

Tratamientos de odontología conservadora

La odontología conservadora y restauradora nos permite prevenir, detener y curar la caries dental en todas sus fases. La caries dental puede afectar levemente a la estructura dentaria, destruyendo únicamente el esmalte o progresar a estadios más graves, invadiendo tejidos más profundos como son la dentina o la pulpa dental.

Caries dental

El tratamiento de la caries dental se basa en la eliminación del tejido infectado y la posterior reconstrucción del tejido perdido con materiales biocompatibles. Es lo que antes popularmente conocíamos como los empastes dentales y lo que actualmente llamamos obturaciones dentales. Se consigue un resultado exitoso mediante la realización de todos los procedimientos adecuados con los mejores materiales y una excelente rehabilitación de la anatomía de cada una de las piezas dentarias.

Materiales de obturación

A día de hoy, la odontología restauradora engloba un arsenal de posibilidades en cuanto a la técnica y materiales de restauración. Las antiguas restauraciones eran de amalgama de plata pero debido a su pobre estética y al contenido de mercurio ya no se realizan. Hoy en día utilizamos las resinas compuestas (composite) que nos garantizan mayores propiedades fisicoquímicas y con mayores resultados estéticos.

Para las grandes reconstrucciones por una gran perdida de material dentario, se recomienda realizar incrustaciones dentales donde se hace una restauración en bloque en el laboratorio, que posee más resistencia y dureza.

Materiales de obturación

Férula de descarga

Una férula consiste en una placa que se ajusta a todas las piezas dentales para amortiguar la mordida y descansar los músculos de la mandíbula. Consiste en un aparato rígido que se fabrica a medida según las necesidades y la dentadura de cada paciente, ya que está diseñada de forma totalmente personalizada.

Preguntas frecuentes

La caries es una enfermedad multifactorial que se caracteriza por la destrucción de los tejidos duros del diente como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana a partir de los restos de alimentos.

Ésta enfermedad es la primera causa de pérdida de dientes en las personas jóvenes.

La caries dental se asocia a una deficiente higiene oral (errores en las técnicas de cepillado y ausencia de hilo dental), una etiología genética predisponente (se estudia la influencia del pH de la saliva en relación a la caries) y a una dieta rica en azúcares.

Si el diente no es tratado, la infección puede alcanzar la pulpa dental y llegar posteriormente a inflamar el área que rodea el ápice (extremo de la raíz del diente) produciéndose una periodontitis apical, y pudiendo llegar a ocasionar un absceso, una celulitis o incluso un flemón.

Cuando la caries dental se ha extendido a la pulpa deberemos realizar la endodoncia (el tratamiento de los conductos radiculares) y reconstruir el diente posiblemente con una corona, de modo que si llegamos a tiempo de tratar la caries evitaremos una posible endodoncia o extracción en el caso de que el diente no fuese restaurable.

La higiene oral es necesaria para prevenir las caries y consiste en una adecuada técnica de cepillado dental, por lo menos dos veces al día, preferiblemente después de cada comida y en el momento antes de acostarse (así como usar la seda/hilo dental una vez al día y realizar enjuagues con flúor u otros antisépticos si se requiere).

Además, es importante un examen riguroso de la cavidad oral y una exhaustiva limpieza bucal y acudir regularmente a visitas de control.

Es importante también mantener una dieta sana y equilibrada evitando alimentos pegajosos, bebidas azucaradas o chupar caramelos de forma constante.

CONTÁCTANOS

cropped-cropped-LOGO-TIPO-PNG-mas-grande-1.png

Comienza ya tu tratamiento

Solicita tu cita

es_ES
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?